Liderazgo a largo plazo

nota1_blog

Los líderes eficaces son aquellos que ven su trabajo a largo plazo. Son aquellos que reconocen que el liderazgo es toda una trayectoria y que desean dejar un legado cuando su vida haya terminado. Esto les trae un alto grado de determinación y es una de las claves para seguir adelante cuando hay periodos de grandes desafíos y les ayuda a llegar al final de la trayectoria.

Bill Hybels en su sesión titulada “Lo intangible del liderazgo” habló del coraje o determinación. Bill lo describe como “tenacidad incesante, una resolución empedernida demostrada por décadas.”

Todos en algún momento hemos pensado lo que nos gustaría lograr y ver en nuestras organizaciones. Pero a la vez, estamos conscientes que hay obstáculos y no todo resulta de acuerdo con nuestros planes. Pero ahora más que nunca, con todo lo que está en juego, necesitamos tener ese coraje o determinación de la que Bill habla.

La buena noticia es que la determinación se puede adquirir. Consideremos algunas maneras que Bill mencionó para poderlo conseguir.

William Wilberforce y otros. Todos estos líderes abordaron tareas difíciles, enfrentaron grandes obstáculos, fracasaron, se volvieron a levantar, perseveraron y triunfaron. La Biblia también está llena de grandes líderes – hombres y mujeres. Moisés, David, Ester, Pablo, los profetas, y muchos más. También tenemos biografías de hombres y mujeres de fe como Jorge Müller, Hudson Taylor, Oswald Chambers, Corrie Ten Boom y muchos más.

Las biografías de grandes líderes pueden ser de gran inspiración y motivación en momentos claves a lo largo de nuestra trayectoria.

Primero, es abordar los trabajos y las tareas difíciles. Cosas que nos estirarán y producirán una fortaleza de carácter. Cosas que tomarán tiempo y que tendrán sus desafíos. Lo fácil no representa un gran beneficio o una gran aventura. Quizá sería bueno hacernos un par de preguntas y contestarlas con sinceridad: ¿Qué tanto le saco la vuelta a lo difícil? ¿Qué tan fácil me doy por vencido?

Al considerar a los grandes líderes de la historia y de la Biblia nos damos cuenta que todos pudieron destacar porque lucharon y prevalecieron en medio de grandes desafíos y dificultades.

Pero ultimadamente, la fuente más grande de fortaleza e inspiración viene de Dios mismo. Al estar conectado con Él a través de una relación personal diaria y al escuchar y recibir su aliento, consejo y amor nos dará la determinación y la valentía para seguir adelante, triunfar y cumplir con nuestra misión.

Está fue la experiencia del apóstol Pablo cuando dijo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (2 Timoteo 4:7). ¡Qué bueno sería que cada uno de nosotros pudiese decir estas mismas palabras al final de nuestra trayectoria!

Escrito por Luis Mellado. Extraído de El Corazón del Líder, Willow Creek.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s