El poder de una historia

keezel-man-working-at-a-coffee-table-with-macbook-and-keezel-8ad2ad-large-1436372578

Hay muchas herramientas disponibles a un líder, pero pocas tienen el poder de inspirar, aclarar o motivar como el uso de una historia. El lanzar una visión es pintar una imagen mental de un futuro deseado o preferido, y el uso de las historias es una de las maneras más eficaces de hacerlo.

Los mejores líderes a través de la historia han podido contagiar y reclutar a sus colegas hacia su causa con el uso de ellas.

 

En la reciente entrevista que Bill Hybels hizo a Ed Catmull, pudimos contemplar lo poderoso que puede ser contar una historia. Catmull, que ahora es el presidente de Pixar y Disney Animation, mencionó que él mismo fue afectado por las historias cuando era niño.

Es más, él menciona que “las historias son la forma en la que nos comunicamos unos con otros a todo nivel”. Al final de su libro, Creatividad, S. A., dice que “serán las historias las que mejorarán nuestro mundo”.

La pregunta para ti como líder es ¿cuentas historias? Si no lo haces estás desaprovechando una de las mejores herramientas que tienes a tu disposición. Si las historias de fantasía como las de Pixar o Disney pueden inspirar, ¿cuánto no las historias verdaderas? Tu historia.

La historia de cómo fuiste inspirado a hacer lo que haces. Historias de cómo venciste los obstáculos. Historias sobre los que te han inspirado. Historias de cómo tu servicio o producto ha beneficiado a otros.

En los círculos Cristianos les llamamos testimonios. El testimonio de una vida transformada es algo realmente poderoso. El libro de Apocalipsis nos menciona que los creyentes vencieron por tres cosas, y una de ellas es “la palabra del testimonio de ellos” (Apocalipsis 12:11 RVR1960).

Quizá serás de aquellos que piensan “yo no soy un buen comunicador”. Quizá te comparas a aquellas personas elocuentes y superdotadas en el área de la comunicación. Pero no estamos hablando de hablar a cientos o a miles de personas, sino de hablar con tu equipo, con tus colaboradores.

No necesitas estar superdotado, aunque todos podemos mejorar en la manera que nos comunicamos, sólo necesitas una historia para contar. Y tú la tienes. ¿Ya la identificaste? Compártela.

Hay diferentes formas de contar una historia. Comienza con la que te sea más fácil o natural. Unos usan el humor, otros el suspenso, otros los cuentos, otros el poder de la sencillez. Sé creativo. Desarrolla tu habilidad de comunicación.

Jesucristo fue un maestro en contar historias. Sus parábolas usaban ejemplos de la vida diaria de sus oyentes. El uso de ilustraciones durante cualquier discurso lo enriquecen y ayudan a que los oyentes se identifiquen y capten la esencia de la historia.

Los que estudiamos y apreciamos la Biblia tenemos una fuente inagotable de historias y principios que podemos compartir con los demás. Empezando con la mejor historia de amor de todos los tiempos, sobre un Padre que amó de tal manera que estuvo dispuesto a enviar a su Hijo para rescatar a un mundo perdido. ¡Manos a la obra! Comparte tus historias.

Escrito por Luis Mellado. Willow Creek. 2016


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s