Detén la cinta

2016-02-17-pave-your-way-to-leadership-31nu8wr8rud69kx0mydwju

Como líderes entramos de lleno para cumplir con la visión, para liderar y llevar a otros con nosotros a ese destino deseado, y para traer el cambio.

Pero no nos damos cuenta que nosotros mismos podemos ser el mayor estorbo para que todo eso suceda. Hay cosas que traemos dentro de nosotros mismos, aunque a veces no estemos conscientes de ello, que pueden obstaculizar el cumplimiento de lo que deseamos.

Danielle Strickland en su sesión “Liderazgo Interrumpido” habló sobre un gran líder de la historia de Israel, aunque a primera vista podría ser el peor candidato para liderar a su pueblo y llevarlo a la victoria y librarlo de sus enemigos.

Danielle mencionó que los líderes tenemos “una cinta” en nuestra mente que constantemente nos dice lo que somos y lo que somos capaces e incapaces de hacer. El problema es que muy seguido tenemos puesta la cinta equivocada; una cinta que nos pinta una realidad falsa.

En el caso de Gedeón en el libro de los Jueces, la cinta en su mente estaba a todo volumen y lo llevó a una existencia de sobrevivencia, de temor y de incredulidad. Él no creía que las cosas podrían cambiar, y esa postura era una trampa que no lo permitía iniciar con su verdadera misión y liderazgo.

Pero algo bueno sucedió, Dios se manifestó e interrumpió la vida de Gedeón para levantarlo y usarlo poderosamente.

La cinta equivocada nos miente en dos cosas fundamentales: quién soy yo y quién es Dios. Estas dos cosas fundamentales rigen nuestra vida y ordenan nuestro destino. Para cumplir con el propósito de Dios necesitamos detener y quitar la cinta equivocada y poner la cinta correcta.

Danielle nos habló de dos líneas continuas: la humildad verdadera y la dependencia verdadera. La humildad verdadera es “estar de acuerdo con Dios sobre quién soy”.

Y la dependencia verdadera es “estar de acuerdo con Dios sobre quién es Él”.

La humildad verdadera es aceptar y creer lo que Dios dice de mí. No lo que dicen las circunstancias, ni el pasado, ni la opinión pública. El no aceptar lo que Dios dice nos puede llevar desde la inseguridad hasta la arrogancia.

Muchos líderes son motivados por comprobar algo a los demás y a sí mismos. Pero el líder que le cree a Dios no necesita comprobar nada. Es lo que es porque Dios lo hizo así, y eso le da seguridad. ¿Cuál es la cinta que tú estás escuchando sobre quién eres?

La dependencia verdadera es aceptar y creer lo que Dios dice de sí mismo. Que es un Dios que nos ama incondicionalmente, que Él es quien nos dio nuestros dones, habilidades y propósito, y ultimadamente nos dará el poder y la gracia para cumplir con nuestra misión. El peor enemigo de la fe es la autosuficiencia. Si creo que puedo solo ¿para qué necesito a Dios?

Tarde o temprano todo líder se enfrentará con sus limitaciones y necesitará voltear hacia el Dios que todo lo puede. ¿ Cuál es la cinta que tú estás escuchando sobre quién es Dios?

Detén la cinta. Asegúrate que sea la correcta.

Escrito por Luis Mellado. Willow Creek. 2016


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s