Es cuestión de enfoque

focus

Por Luis Mellado

Para el líder, sin importar en qué sector trabaje o el tamaño de su organización, el trabajo nunca termina. Parece ser que con cada iniciativa o idea salen muchas oportunidades, y no hablemos de los obstáculos que se presentan a lo largo del camino.

A veces podemos sentir que hay tanto qué hacer que nos encontramos abrumados y desmotivados. El tener demasiadas metas puede ser contra productivo.

Chris McChesney en su sesión titulada “Las 4 disciplinas de la ejecución” habló sobre la importancia de estar enfocados y de que los equipos más eficaces son los que tienen dos o tres metas principales.

McChesney distingue entre las operaciones diarias que se requieren para el funcionamiento de la organización y las metas importantes. Él le llama a todas esas actividades diarias “el torbellino”.

Las metas importantes salen de la estrategia, lo que McChesney llama “MCI” o metas crucialmente importantes. Hay varios problemas que surgen cuando queremos ejecutar la estrategia. Un problema común es cuando el torbellino te absorbe y sofoca lo que necesitas hacer para lograr las metas de la estrategia.

Otro problema es cuando la estrategia tiene demasiadas metas dentro de un mismo año. El líder eficaz es el que mantiene las operaciones normales de la organización pero a la vez está enfocado en lograr solo dos o tres metas.

Al considerar tu situación actual, ¿Cuántas metas tienes para este año en tu departamento u organización? ¿Tienes dos o tres metas bien definidas dentro de tu estrategia? ¿Qué tanto te absorbe el torbellino de tu organización? ¿Hay algunas ideas a las que tienes que decir “no” o dejar para después?

Separa un tiempo para considerar y contestar estas preguntas. Después de hacerlo, escribe un plan simplificado y claro para ejecutar tu estrategia. Este plan necesita ser medible: un punto de comienzo, un punto final y una fecha límite (del punto “X” al punto “Y” para tal fecha).

Esto traerá claridad a todo tu equipo y a ti como líder y aumentará el entusiasmo y compromiso de todos. Todos podemos identificar metas importantes que no hemos logrado en el pasado. Todos hemos escuchado “el que mucho abarca poco aprieta”.

Estás a buen tiempo para lograr cosas grandes en este año. ¿Estás listo para enfocarte?

Para una empresa puede ser aumentar ventas a cierto nivel o hacer crecer la participación en el mercado. Para aquellos que trabajamos en una iglesia o en un ministerio la misión es diferente, pero aún así necesitamos conocer nuestra estrategia y enfocarnos en dos o tres metas crucialmente importantes.

En el libro de Hechos capítulo 2 y verso 42, vemos que la iglesia primitiva tuvo grandes logros porque tenían tres enfoques específicos:

  1. la enseñanza (exposición y aplicación)
  2. la comunión (convivencia entre unos y otros y participación en la cena del Señor)
  3. las oraciones (era una iglesia que oraba).

¿Cuáles son tus tres metas? Ánimo: enfócate, ejecuta y avanza.

La Cumbre Global de Liderazgo CDMX Norte en PIB Satélite. 2017.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s